14 de marzo de 2018

Cerler y Benasque: guía para disfrutar del valle y la montaña


¿Qué planes tienes para Semana Santa?

Por si todavía estás indeciso, hoy te voy a hablar de uno de mis lugares favoritos del mundo mundial: el Pirineo de Huesca, y más concretamente el valle de Benasque.

Plaza rodeada de antiguas casas de piedra


Benasque es conocido como el Chamonix de los Pirineos por su animado ambiente de montaña tanto en invierno como en verano. Y no es para menos ya que es la puerta de entrada al parque natural de Posets-Maladeta donde se encuentran los mayores picos de la península, incluido el Aneto.

Las construcciones son las típicas de montaña, de piedra y pizarra, y el pueblo está lleno de rincones encantadores en los que tan pronto te encuentras casas nobles blasonadas (como el palacio de los Condes de Ribagorza), bordas de pastores o una iglesia románica.

A 6 kilómetros de Benasque se encuentra Cerler, que probablemente asocies a la estación de esquí. Pero Cerler es también un precioso pueblo de montaña, el más alto del Pirineo aragonés según el cartel que hay a la entrada, con un pequeño casco antiguo perfectamente conservado.

El valle es espectacular todo el año y se puede disfrutar de él esquíes o no.


¿Qué hacer?


Obviamente aquí se viene a disfrutar del aire libre y, además de hacer rutas por la montaña, hay muchísimas opciones más.

Esquiar

Este año Cerler ha sido votada la "mejor estación de esquí de España" en los World Ski Awards por cuarto año consecutivo.

No tiene la fama (ni el tamaño) de Baqueira, pero las instalaciones están muy bien, la gente es amabilísima y el trato resulta muy cercano y familiar. ¿Se nota que me encanta?

Paisaje montañoso nevado con esquiadores a lo lejos

Además es una estación muy divertida y muy variada, a pesar de no ser enorme. En un buen día puedes hacer carving por pistas anchas en Cogulla, lanzarte a toda velocidad por el Quebrantahuesos, bajar el tubo del Barranco, hacer un par de fuera pistas estupendos y sortear bañeras en El Gallinero, cronometrarte en el slalom y disfrutar de una bajada entre árboles en El Bosque. Casi nada.

Y para los niños tiene una cosa que me encanta: ¡una pista verde en condiciones!

Sí, porque normalmente las pistas para principiantes son solo una laderita de nada y, francamente, después de doscientas bajadas con los niños dan ganas de hacerse el harakiri, por mucho que sean tus hijos y lo estés haciendo con todo el cariño y el amor del mundo.

En Cerler la pista verde es una pista bastante larga con variantes, caminos alternativos, un "bosque encantado" y hasta pequeños fuera pistas, con lo que los niños (y sobre todo los padres) están mucho más entretenidos. Y además tiene su propio telesilla.


Niño esquiando


Si quieres leer más sobre el tema, el post Esquiar con niños que escribí hace unas semanas te puede interesar.


Esquí de fondo

Si no has esquiado nunca y no tienes ninguna intención de intentarlo, también tienes la opción de probar el esquí de fondo.

A 13 kilómetros de Benasque se encuentra Llanos del Hospital que cuenta con varios circuitos. Lo bueno es que para hacer esquí de fondo no se necesita nada especial. Quiero decir que cualquiera puede salir a dar un paseo sin necesidad de aprender una técnica complicadísima solo para mantener el equilibrio.

Aunque te aseguro que se hace mucho ejercicio y muy probablemente tengas agujetas después, pero merecen la pena. El entorno es sencillamente espectacular y la paz que se respira, sin oír más ruidos que los de la propia naturaleza, es maravillosa.

En otoño, cuando las hojas cambian de color, está especialmente bonito y es perfecto para hacer caminatas.


Raquetas de nieve

¿No quieres irte tan lejos para hacer esquí de fondo y eres el único de tu grupo que no esquía? Pues no te preocupes porque tampoco hace falta que te quedes esperando en la cafetería o en el hotel a que vuelvan los deportistas.

En Cerler hay un circuito de raquetas de nieve, y se pueden alquilar ahí mismo para un rato. Yo lo hice una vez que no pude esquiar por una lesión, y me gustó mucho. Para esto sí que no hace falta saber nada, solamente andar, aunque también se hace ejercicio, créeme.


Trineos

Éxito garantizado con los más pequeños (y más de un mayor...)

En la zona de Ampriu, en Cerler, hay unas pistas de trineos que están fenomenal. Los trineos te los dejan ahí mismo y hay una cinta transportadora para subir a lo alto de la colina.

Padre e hijo lanzándose en trineo


Mushing y motos de nieve

Si siempre has querido montar en un trineo tirado por huskies estás de suerte. Es un recorrido cortito, pero sobre todo para los niños está muy bien.

Y también hay un circuito por si quieres probar a conducir una moto de nieve. Yo no he montado allí pero sí en otra ocasión y es divertidísimo.

Ambas cosas se encuentran en el sector Ampriu, al lado del parking.

Trineo tirado por perros en paisaje montañoso nevado



Visitar Anciles

Anciles es un pueblecito muy pequeño que está a 2 kilómetros de Benasque.

El paseo hasta allí es muy agradable, y el pueblo (son apenas cuatro calles) es sorprendentemente bonito, con casas solariegas de piedra de los siglos XVI y XVII muy bien conservadas.


¿Dónde alojarse?


Hotel La Neu: El último en llegar a Benasque. Si vas en pareja ni te lo pienses. Está en el centro del pueblo, al fondo de una callecita minúscula y tiene una decoración preciosa y muy cuidada. La sala de estar de la planta baja, con su chimenea colgada en el centro no puede ser más bonita. La verdad es que dan ganas de no salir de allí.


Vista nocturna de un callejón en un pueblo con dos niños andando



Hotel Ciria: Un hotel familiar y todo un clásico en Benasque. Las habitaciones, de decoración rústica, son muy acogedoras.

Hotel Aneto: También en Benasque. Un hotel moderno con habitaciones cómodas y amplias. Tiene piscina que siempre es un plus, sobre todo si vas con niños.

Casa Cornel: En el pueblo de Cerler. Otro hotel familiar con muchísimo encanto, repartido en varias casonas de piedra del casco antiguo comunicadas entre sí. Las habitaciones son todas diferentes y muy acogedoras.

Hospital de Benasque: La única opción de alojamiento en Llanos del Hospital. Es un hotel de tres estrellas con spa situado en una antigua hospedería en medio de un entorno precioso, pero lo cierto es que allí no hay nada más.


Si prefieres alojarte en un apartamento, en Cerler y sobre todo en Benasque, hay muchísima oferta de alquiler y por lo general están muy bien. Unos muy nuevos y que tienen una pinta estupenda son los de Casa Bringasort, en una casona de más de 300 años recientemente restaurada en el centro de Benasque.


Casona de pueblo



¿Dónde comer?


Estamos hablando de montaña y de los Pirineos, así que aquí se come contundente y muy bien, claro. Sobre todo platos de caza, quesos, setas, foie... Vamos, todo muy ligerito.

Entre mis favoritos están:

La Parrilla: Si solo pudiera recomendar un restaurante sería este. No te dejes engañar por la decoración, que es bastante anodina, porque aquí hemos venido a comer y te prometo que no te va a decepcionar. Los platos son sorprendentemente creativos y elaborados, y la relación calidad-precio muy buena. Las alcachofas rellenas de foie son sencillamente de llorar.

El Fogaril: Es el restaurante del hotel Ciria, y para nosotros otro clásico que no falla. Yo me suelo tirar de cabeza a por los canelones de pasta fresca con foie y trufa, y Michael a por las albóndigas de ciervo, pero es difícil equivocarse, la verdad. De postre, para aligerar, el sorbete de limón y albahaca está buenísimo.

Ansils: Este restaurante de comida tradicional, carnes a la brasa y platos de caza ocupa una de las casas solariegas del pueblecito de Anciles. También muy recomendable.


Si lo que quieres es picotear, en la avenida de los Tilos y en la calle Mayor de Benasque (bueno, y en todo el pueblo) hay muchas opciones. Nosotros siempre acabamos yendo al Veedor de Viandas, donde tienen una carta de raciones y platos para compartir que están muy bien, además de algunos pinchos en la barra. Es un sitio perfecto para tomar una copa de vino o una cerveza mientras llega la hora de cenar.

Otro sitio que no te puedes perder, aunque solo sea por curiosidad, es el Rabasón, en la calle Mayor, también en Benasque. Es una taberna con muchísima solera y un ambiente de lo más peculiar. El vino no es precisamente el mejor del mundo, pero da lo mismo. Da gusto entrar al calorcito, sobre todo cuando fuera hace mucho frío, y sentarse sobre un tronco en alguno de sus rincones a charlar un rato mientras entras en calor.


Botes de aperitivos sobre la barra de un bar



Y si todavía te da el cuerpo para ir a tomar una copa después de cenar, tienes el Molly Malone, el clásico pub irlandés con sus dardos, sus pintas y buena música.


¿Qué comprar?


No creerías que nos íbamos a ir de aquí sin llevarnos alguna cosilla, ¿verdad?

Ropa de esquí y montaña

Es increíble la cantidad de tiendas que hay en Benasque para ser un pueblo tan pequeñito. Y no te voy a engañar, en general son bastante caras porque todo lo que tienen es de alta gama pero siempre es posible encontrar ofertas.

Barrabés es una conocida tienda de ropa y material de montaña que tiene aquí su "cuartel general" y en sus tres pisos puedes encontrar prácticamente de todo. Enfrente está Khurp, algo más pequeña pero también muy surtida. Estas dos son las más grandes, pero hay muchas más.

Te aconsejo también que te pases por el Ribagorza, porque todo lo que venden es de outlet y aunque no tienen todas las tallas, muchas veces se encuentran cosas interesantes.

Comida y vino

Sabores de Pueblo y Baber en los Tilos son dos tiendas gourmet de esas de las que te llevarías todo: embutidos, conservas, longaniza de Graus, quesos, mermeladas, patés... y por supuesto vinos del Somontano.

También en el Veedor de Viandas se pueden adquirir vinos, conservas y mermeladas.

Aunque por supuesto también se pueden comprar los embutidos directamente en las carnicerías y charcuterías del pueblo, o incluso en los supermercados, donde tienen una pequeña selección de productos de la zona.



¿Te animas a hacer una escapada? ¡Estoy segura de que te va a encantar!



Suscríbete para no perderte ni una entrada:


2 comentarios:

  1. ¡Oh! He estado por allí; también en el valle de Ordesa; Añisclo; Pineta... Y en el pirineo navarro y el catalán.
    ¡Mucha suerte con los premios! Yo me presento también, dejo aquí mi propuesta. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ¿Verdad que los Pirineos son maravillosos? ¡Y da igual la época del año! Nosotros nos escapamos siempre que podemos... ¡Mucha suerte co los premios a ti también!

      Eliminar