13 de septiembre de 2017

Pon una Crock-Pot en tu vida


—¿Una qué? 
—Pues una crockpot; una olla de cocción lenta.

Foto: Crock Pot

¡Espera! Antes de que me digas que lo último que necesitas es otro trasto para la cocina, escucha lo que tengo que decir y luego me cuentas.

Eso sí, te advierto que, probablemente, para cuando acabes de leer esto te habré creado una necesidad que no sabías que tenías. Pero da igual: estoy segura de que me lo vas a agradecer...


—Pero ¿qué narices es una Crock-Pot? 


Pues, como te decía al principio, se trata de una olla de cocción lenta (y quiero decir leeeeenta), en la que los alimentos se cocinan durante horas a baja temperatura en un recipiente sin evaporación, por lo que quedan jugosos y muy tiernos.

Se compone de una carcasa exterior provista de una resistencia, una olla de cerámica y una tapa.

El funcionamiento no puede ser más sencillo: en los modelos más básicos solo hay un selector de temperatura (alta o baja) y un botón de encendido y apagado. Luego los hay más sofisticados, con temporizador incorporado para que se apague solito al finalizar la cocción y mantener la comida caliente durante un tiempo, o incluso modelos en los que puedes programar la hora de inicio.

Foto: Crock Pot

Puede que nunca hayas oído hablar de ellas, pero lo cierto es que no te estoy descubriendo nada nuevo. Este invento lleva en circulación desde los años 50, y aunque aquí no es muy conocido, en Estados Unidos es difícil encontrar una casa que no tenga por lo menos una.

Por cierto, Crock-Pot es el nombre de una marca (la primera que comercializó este tipo de ollas, por lo que se ha convertido en sinónimo de olla de cocción lenta o slow cooker), pero se pueden encontrar de un montón de fabricantes diferentes.


—¿Y por qué querría yo una?


Pues por muchas razones, vas a ver:

1. En primer lugar, por los resultados


Al tratarse de una cocción lenta a baja temperatura, se potencia el sabor, la textura y el aroma de los alimentos, como ocurre en la cocina tradicional. Los jugos no se pierden ni se evaporan y, en el caso de las carnes, la fibra queda realmente suave y se deshace en la boca, con lo que puedes utilizar piezas o cortes más duros o menos nobles con un resultado de lujo.

Así que es perfecta para todos esos platos que se benefician de pasar largas horas al fuego. Piensa en los guisos y legumbres de las abuelas y sabrás a lo que me refiero.

Foto: Crock Pot

Pero también es ideal para hacer purés, caldos y consomés. O para confitar verduras. E incluso para "asar" un pollo entero. Y hasta para repostería. Realmente tiene un montón de aplicaciones.

Lo primero que yo hice fueron unas costillas y quedaron espectaculares. La carne se despegaba sola del hueso, así que si tenía alguna duda, ese plato bastó para convencerme de que había hecho una buena compra.


2. Porque te va a facilitar la vida una barbaridad


Supongo que si te digo que para hacer las costillas de las que te hablaba necesitas 6 ó 7 horas, no pensarás que eso vaya a mejorar mucho tu calidad de vida. Al fin y al cabo, lo que queremos es que las cosas estén listas lo antes posible (en la cocina y en la vida, la verdad), y no tener que andar esperando o dedicarles un montón de tiempo.

Pero si te digo que durante esas 6 ó 7 horas tú te desentiendes por completo, y que puedes irte a trabajar, al cine o de compras, dejar la comida haciendo chup chup y cuando vuelvas a casa tener un plato calentito esperándote listo para comer, la cosa cambia.

Foto: Crock Pot

Algunas recetas más elaboradas pueden requerir cierta preparación previa (sellar la carne, por ejemplo) o al final (un golpe de horno para caramelizar una salsa o para dorar una carne), pero  la mayoría de las veces las recetas consisten en meter los ingredientes, tapar y poner en marcha.

En mi post sobre Proyectos para la rentrée, decía que una de las cosas que quería hacer esta temporada era ser más organizada en la planificación de las comidas.

Pues en ese sentido la Crock-Pot es una gran aliada. Puedes, por ejemplo, preparar con antelación y congelar los ingredientes para varios platos, de manera que lo único que tienes que hacer es descongelar por la noche el que quieras preparar, meterlo todo en la olla cuando te levantes por la mañana, encenderla y tener tu plato listo cuando vuelvas ocho horas después. Si esto no es facilitarte la vida, ya me dirás tú.


3. Porque encima no son nada caras.


Para comprarte una olla de cocción lenta no tienes que estar ahorrando durante meses, como por ejemplo para una Thermomix. (Sí, también la tengo y soy muy fan. Y, sí, ambas son perfectamente compatibles.)

Una Crock-Pot cuesta entre 40€ y 150€, dependiendo del modelo, la capacidad, de si tiene temporizador y es programable, etc. Pero vamos, que no te vas a arruinar comprando una. Y además te garantizo que le vas a sacar partido.

El modelo que yo tengo es el que sale en la primera foto. Es de 4,7 litros, que es un tamaño estupendo para 4-5 personas. No se puede programar la hora de inicio, pero sí el tiempo de cocción, y cuando acaba se para sola y mantiene la comida caliente hasta un máximo de 4 horas. Yo estoy encantada con ella.

Pero hay ollas de cocción lenta desde 2,4 l (para 2-3 personas) hasta 8 l (para 8-10 personas), así que sea como sea tu unidad familiar, hay una slow cooker para ti.



Y si te preocupa lo de tener un electrodoméstico chupando de la red durante tanto tiempo, no sufras porque consume como un mecherito. Hay gente que se dedica a hacer estos cálculos y, para que te hagas una idea, preparar un cocido (7 horas de cocción en temperatura baja) supone un "gasto" de unos 20 céntimos.


—Tienes razón: no sé cómo he podido sobrevivir sin una. Y ahora, ¿qué?


Pues mientras decides qué tipo de olla es la que mejor te va, lo primero que tienes que hacer es ir corriendo a ver la web de Crockpotting.

Marta Miranda es LA referencia en materia de cocción lenta en España, y su blog es una auténtica maravilla.

Para empezar vas a encontrar montones de recetas con las que se te hará la boca agua. Y sí, es verdad que en internet hay miles de recetas para Crock-Pot (haz la prueba poniendo slow cooker en Google o en Pinterest -yo misma tengo un tablero dedicado sólo a recetas crockpoteras) pero, como ya te he dicho, éste es un invento americano, muy popular allí, así que casi todo lo que encuentres va a ser made in America.

Y mucho me temo que en un blog yanqui no vas a encontrar la receta del cocido madrileño, la fabada asturiana, o las carrilleras al vino tinto. Y sería una pena que te las perdieras porque no te puedes imaginar cómo quedan...

Foto: Crockpotting

Pero, además, tiene todo tipo de consejos superútiles. Desde cómo elegir qué olla comprar o cómo conectar un temporizador a un modelo básico para poder programar tu crock-pot en diferido, hasta cómo utilizar la olla para hacer bizcochos (esto aún no lo he probado, pero lo haré seguro).

Foto: Crockpotting

Y algo maravilloso: ¡hay un menú semanal! Como lo oyes: cada semana Marta propone un menú completo (desayuno, comida, merienda y cena) que te va a simplificar la organización de tus comidas una barbaridad.



Y ahora cuéntame qué te ha parecido: ¿Habías oído hablar de la cocción lenta? ¿Conocías este tipo de ollas? Y sobre todo, ¿te han entrado ganas de probarla?

Si te ha gustado el artículo o conoces a alguien a quien le pueda interesar, no te olvides de compartirlo. Y si quieres recibir las entradas semanales por correo, suscríbete aquí abajo. ¡Gracias!



Suscríbete para no perderte ni una entrada:


GuardarGuardar

26 comentarios:

  1. Me parece súper interesante este tema! Yo tengo un sistema de cocción lenta algo distinto (un circulador Anova + envasadora vacío) porque no tenía sitio ya en la cocina para otro aparato, pero el concepto es similar. Para mí es como tener un laboratorio de cocina en casa, dado que estos aparatos proporcionan un control preciso sobre la temperatura y el tiempo, permiten experimentar para obtener extraordinarias texturas y nuevos sabores en nuestra propia casa. Y como tú dices, sin quitarte tiempo extra... muy al contrario!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Patricia! El circulador Anova es para cocinas "sous-vide", ¿verdad? Yo eso no lo he probado. Pero el otro día leí precisamente en la web de Crockpotting que hay un accesorio para convertir la Crock-Pot en "sous-vide", y me he quedado con las ganas de probarlo... Un saludo y ¡gracias por comentar!

      Eliminar
  2. No esta nada mal la Crock-Pot!! Por lo que cuentas merece la pena y si además los resultados con ella son buenos y no se va de precio habra que echarle un ojo. Un beso y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí, de verdad que para mí ha sido todo un descubrimiento! ¡Ya me contarás si te animas! Un saludo

      Eliminar
  3. Hola!!! La semana pasada me pasé por tus proyectos para la rentré y hoy, aquí me tienes visitando tu nuevo post, para ver que es eso, de una Crok-Pot. No la había oído nunca y tenía curiosidad por ello.

    Me encanta la cocina de las abuelas, como tú dices, esas que se cuecen a fuego lento, para que todos los nutrientes se queden, sin perderlos por el vapor. Saliendo todo mucho más gustoso y tierno.

    Te puedes creer que no había visto antes, éste tipo de ollas… Me voy a pasar por la web, que nos dejas, para ver que más se cuece por allí. Jejeje!!! Gracias por el descubrimiento. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, pásate por la web de crockpotting y verás como acabas convencida... Es alucinante la de cosas que se pueden hacer con un aparato tan sencillo. Y es verdad que poca gente los conoce (yo me enteré de su existencia hace un par de años) ¡y llevan toda la vida, como quien dice! Ya me contarás si te animas. Un abrazo

      Eliminar
  4. Hola bonita!!

    Creo que soy una de esas que no tenía ni idea de lo que era una crock pot y ahora la necesito!! jajajaj!! Con esas fotos que has puesto, como para resistirse...
    Me ha encantado lo que has puesto de irse unas horas a trabajar y dejar la comidita haciendo "chup chup", a la vuelta tiene que estar deliciosa peeero me da un poco de cosa dejar la comida haciéndose mientras estoy fuera, es totalmente segura?
    También creo que el precio está bastante bien, sobre todo si comparas lo que te facilita la vida, como dices.
    Un buen descubrimiento, gracias por compartir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Sí, es segura, porque no es como dejar el horno encendido, o la vitro. Es una resistencia que tiene muy poca potencia, por eso las cosas se van haciendo lentamente. Desde luego lo de volver a casa y encontrarte la comida recién hecha es un lujo. Ya me contarás si te animas. Un abrazo

      Eliminar
  5. A punto he estado de dejar de leer cuando vi que ibas a crearme necesidad de otro trasto (que en mi lista ya tengo un espiralizador de verduras que no sé dónde voy a meter).
    Y la verdad es que me han entrado ganas de una!!! Tiene muy buena pinta y es verdad que con temporizador es una maravilla (yo llego muy tarde de trabajar y ponerte a cocinar es un infierno, pero comer recalentado no nos gusta)
    Por qué leería el post? Jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Que sepas que yo me hice con un espiralizador que regalé a mi hermana porque lo usé exactamente cero veces. Pero a la crockpot si que le estoy sacando partido... ¡Ya me contarás si te animas! Un abrazo

      Eliminar
  6. Si te digo la verdad, hasta ahora no había oído hablar de la Crock-Pot. Un plato nos saldrá delicioso si se hace con amor y dedicación y si existe una olla que nos facilita esa cocción lenta en la que los alimentos se cocinan durante horas a baja temperatura quedando jugosos y muy tiernos, ¿cómo no nos va a gustar?
    Me ha llamado la atención que esta olla de cocción lenta o slow cooker es un invento que podemos encontrar en las casas de los Estados Unidos desde los años 50.
    Por cierto, la primera receta que hiciste te quedó genial, esas costillas tienen muy buena pinta. Y ya me estoy imaginando como quedará un cocido madrileño, una fabada asturiana o y unas carrilleras al vino tinto...
    Me ha sorprendido su precio, pensaba que costaban más...
    Sí que me ha gustado el artículo, gracias por compartir con nosotros tu experiencia, tomo nota. Un beso guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lola! La foto no es de las costillas que hice yo... No pensé en hacerles una foto, y para cuando me quise dar cuenta era demasiado tarde y habían volado. A mí también me sorprendió muchísimo saber que estas ollas son algo tan cotidiano en Estados Unidos y aquí son prácticamente desconocidas. Ya me dirás si te animas a probarlas. Un abrazo

      Eliminar
  7. Es la primera vez que leo nada sobre una Crock-Pot. De hecho no soy consciente de haberlas visto nunca en la tienda...Me parece genial que se propongan recetas, que siempre nos vamos a los mismos platos...Pensándolo con calma, habría que analizar el tiempo que le quieres dedicar a la comida, porque ya nos dices que el consumo es poco, tal vez dejarlo puesto por la mañana y tenerlo listo cuando vuelvas a casa a la hora de comer, bss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Sí, es genial para dejar la comida haciéndose y olvidarte de ella hasta la hora de comer. Y efectivamente el consumo es bajísimo. Un abrazo

      Eliminar
  8. Hola Berenhena súperguay, ¿cuanta energía gasta una crok-pot durante 7 horas para hacer unas lentejas con chorizo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Pues muy poquito seguro. Aquí tienes una comparativa sobre consumo, y ya verás que es ridículo... Un abrazo
      http://www.crockpotting.es/consumo-crock-pot/

      Eliminar
  9. Hola Berenjena superguay, que me pregunto cuánta energía consume una crock-pot durante 7 horas para cocinar unas humildes lentejas con chorizo, vamos, las de toda la vida, las del michelín en la cintura no en la guía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Pues muy poquito seguro. Aquí tienes una comparativa sobre consumo, y ya verás que es ridículo... Un abrazo
      http://www.crockpotting.es/consumo-crock-pot/

      Eliminar
  10. NO había oído hablar de este modelo. Cuando entré al post pen´se que me iba a encontrar uno d¡sobre ollas espress eléctricas (me engañó la foto que por alguna razón me confundí) pero según iba leyendo salí de mi error.
    La verdad que para comidas tipo costillas o platos de cuchara tienen que quedar muy ricas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es justo lo contrario de una olla exprés! ;D Y es verdad que las costillas y los platos de cuchara quedan de lujo. ¡Un saludo!

      Eliminar
  11. Vaya nunca había oído hablar de la cocción lenta o de una Crock pot y realmente me has convencido :-) Es una maravilla que puedas poner todos los ingredientes dentro y que al cabo de unas horas ya tengas la comida lista y mientras tu te despreocupas de la Crock Pot y puedes estar haciendo otras cosas. ¡Qué gran invento! es económica y encima consume poquísima electricidad algo que también es de agradecer. Me voy a dar una vuelta por internet para ver donde puedo comprarla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Si las quieres comprar online, en Amazon las tienen (tienes el link en el post). Ya me contarás cómo te va, ¡yo estoy encantada! Un abrazo

      Eliminar
  12. Hola!
    Tienes razón, me has creado la necesidad de tener una crock pot ya ya ya! Que maravilla poder hacer platos al chup chup y encima no tener que estar pendiente. Y ademas que haya un montón de recetas en la web empuja a querer liarse la manta a la cabeza y probarla.
    Si, yo también tengo la thermomix y también soy super fan así que si tú dices que son compatibles, creo que no voy a tener más remedio que hacerme con una ;)
    Gracias por descubrírmela! Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajaja! ¡Qué graciosa! Yo estoy encantada con ella y le doy mucho uso (y ahora que viene tiempo de pucheros, más!!! Ya me contarás si te decides... ¡Un abrazo!

      Eliminar
  13. ¡Hola! había oído hablar de las ollas de cocción lenta o crock-pot, pero pensaba que solo existían los modelos tradicionales, pero he alucinado viendo que existen ollas programables y que te puedes ir a trabajar tranquilamente mientras la dejas funcioando. YO soy muy fan de cocinar lento, de hecho ni tengo ni quiero olla exprés, y mi especialidad son las lentejas hechas a fuego muy lento. Además, siempre recordaré la única vez que intenté hacer carne guisada con patatas, porque después de 3 horas la carne seguía dura como una piedra y nunca más he vuelto aintentarlo. Pero después de leer lo ricas que te quedaron las costillas, esta olla me ha conquistado. Ehcaré un vistazo a la web de Marta. Gracias por compartir. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Me alegro mucho de que el post te haya servido. Desde luego, si ya eras fan de la cocción lenta, seguro que una olla de este tipo te viene genial. Ya me contarás si te animas. ¡Un abrazo!

      Eliminar