18 de julio de 2017

7 consejos para volar con niños

Ya expliqué en la entrada anterior que soy muy partidaria de viajar con niños, y que la idea de un viaje largo en avión no me suele echar para atrás. Tengo la inmensa suerte de que mis hijos suelen viajar bastante bien, pero aún así hay varias cosas que hago para hacerlo lo más llevadero posible.



1. Hacer los deberes antes de comprar los billetes


Una vez que tenemos decidido el destino me estudio muy bien las distintas opciones antes de comprar el billete, y no sólo por el precio. Yo suelo usar un buscador tipo Kayak para ver las distintas combinaciones y lineas aéreas con las que ir, y luego me voy a la página web de las compañías correspondientes. Esto lo hago por dos razones: en primer lugar porque aunque normalmente el precio es más barato en el buscador, éste no suele incluir gastos de gestión, así que al final suelen salir por lo mismo y, a igualdad de precio, es preferible comprar el billete en la web oficial por si luego hay que reclamar. Además, en el buscador no viene información sobre otros gastos que pueden surgir, como el de reservar un asiento específico para colocar la cunita del bebé.



Por supuesto, el precio es un factor decisivo (sobre todo cuando multiplicas por cuatro), pero no es el único. Éstas son las otras cosas en las me fijo:

- Horarios de salida. Si hay que estar en el aeropuerto a las 5 de la mañana, más vale que sea una buena oferta que me compense empezar el viaje con los niños somnolientos, malhumorados y con el horario trastocado desde antes de salir de casa.

- Número y duración de escalas. Obviamente cuantas menos y más cortas, mejor. Una escala larga puede ser mortal para todos.

- Letra pequeña. Hay líneas aéreas que facilitan muchísimo el viajar con niños, y otras no tanto.
Cuando fuimos a China la opción más corta y barata en principio era con Finnair, vía Helsinki. Sin embargo acabamos yendo con Emirates por varios motivos: para empezar se podía reservar cunita para bebé y esto es una diferencia abismal. Con Finnair también se podía, pero para ello había que pagar extra para reservar asientos de primera fila y, si no recuerdo mal, eso nos encarecía el billete casi 300€ en total. En Emirates, además de garantizarnos la cunita, nos daban neceser para bebé, juguetes y potitos. Y en la escala tenían carritos gratuitos, así que aunque el nuestro lo facturamos hasta destino, en Dubai no tuvimos que cargar con los niños en brazos.

(Inciso, si vas a viajar con un bebé que pesa menos de 10 kilos llama a la compañía en cuanto tengas el billete para que te reserven la cuna. No suele haber más de 2 ó 3 por avión, y se asignan por orden de petición.) 


2. Explicarles a los niños lo que vamos a hacer.

Otra cosa que me parece que ayuda bastante es contarles a los niños en qué va a consistir el viaje para que se vayan haciendo una idea. Obviamente a un bebé no le vas a poder explicar nada, pero en cuanto son un poco más mayores les puedes ir adelantando lo que va a pasar para que ellos vayan tomando conciencia. 

¿Qué quiero decir con esto? Vamos a ver, si a mis hijos les digo que vamos a hacer un vuelo de siete horas, luego una escala de dos y a continuación otro vuelo de cinco horas, se quedan igual. Pero les puedo explicar, por ejemplo, que nos vamos a montar en dos aviones distintos, que hay que levantarse pronto para ir al aeropuerto, que en el primer avión nos van a dar de desayunar y de comer, y que tienen que intentar dormir una siesta porque así parece que se hace más corto; que luego nos bajaremos del avión, estaremos un rato en un aeropuerto y nos subiremos a otro avión donde nos darán de cenar y dormiremos. Me he dado cuenta de que si se lo repito varias veces unos días antes del viaje, saben un poco qué esperar y se les quita la ansiedad de no saber cuánto tiempo tienen que estar encerrados en el avión.

Desde luego no quiere decir que se queden automáticamente dormidos cuando les toca, ni que se estén perfectamente quietos en el asiento hasta que les traen la comida -¡qué más quisiera yo!- pero sí es verdad que están menos inquietos y que cuando les digo "ahora es cuando toca dormir una siesta" por lo menos no les pilla de sorpresa y están un poco más receptivos.

3. Retrasar el embarque todo lo posible.

Creo que uno de los mejores consejos que se pueden dar es el de embarcar lo más tarde posible. Normalmente las líneas aéreas ofrecen la posibilidad de embarcar antes a las familias con niños pequeños, pero a mí me parece un error. Una vez en el avión, los niños van a tener que estar quietecitos en sus asientos y ya les esperan unas cuantas horas por delante ahí encerrados. Y el embarque de un avión grande se puede prolongar más de media hora, así que ¿para qué alargar el sufrimiento? Mejor que estén en la terminal hasta el último momento, que ahí por lo menos se pueden mover a sus anchas.

Ojo, este consejo vale sobre todo para los vuelos largos con aviones grandes, porque ahí los portaequipajes no se suelen llenar. En vuelos europeos, por ejemplo, donde los aviones son más pequeños y la gente procura no facturar, normalmente los portaequipajes se llenan enseguida, así que tendrás que decidir qué te compensa más... Yo en estos casos generalmente prefiero embarcar pronto; al fin y al cabo son vuelos que no suelen pasar de 3 horas y se embarcan con bastante rapidez. Si viajas con alguien más, uno de vosotros puede intentar embarcar lo antes posible para asegurarse el sitio y el otro entrar al final del todo con los niños.


4. Prever algo de entretenimiento

Ahora la mayoría de los aviones grandes tiene pantallas individuales con dibujos, películas y juegos, y con eso prácticamente no hace falta nada más, pero por si acaso yo a mis hijos les digo que se preparen una mochilita con algún juguete y algún libro o cuento, además de lápices de colores y cuadernos para colorear (en Tiger venden un montón de cosas para niños en formato viaje que están fenomenal y muy bien de precio) y yo les llevo alguna chorradita del chino que les doy en el avión porque la sorpresa y la novedad les mantiene distraídos un rato. Además la mayoría de las compañías suelen tener algún detalle con los niños. Y si todo falla, siempre se puede recurrir al iPad. No me gusta abusar de él y en casa lo usan muy poco, pero un vuelo de ocho horas no es el mejor lugar para dedicarse a inculcar buenos hábitos en el uso de la tecnología, así que si hay que tirar de iPad se tira y punto.



5. Llevar algo de comer

Aunque en el avión nos vayan a dar de comer, es bueno llevar siempre algún tentempié. No se trata de atiborrarles de azúcar, que encima puede ser contraproducente, pero comer algo que les guste les puede cambiar el humor en un momento. También vale darse un paseíto con ellos hasta el galley para pedir un zumo y unas galletas a las azafatas: así estiran las piernas, salen del asiento aunque sea unos minutos y encima se llevan algo rico.

6. Llevar ropa de repuesto, pañales y toallitas de sobra

Otra cosa que es fundamental, sobre todo con los más pequeños, es llevar ropa de repuesto, y asegurarnos de que tenemos pañales y toallitas de sobra. Parece una obviedad, pero es fácil dejarse llevar por la tentación de aligerar todo lo posible el equipaje de mano. Hazme caso, hablo desde la experiencia: lo peor que te puede pasar es que no los utilices y hayas tenido que cargar con ellos inútilmente; lo mejor, que te salven la vida cuando te veas haciendo malabares en el baño del avión con un bebé cagado hasta la nuca. Y aquí Murphy no falla: si no los llevas los necesitarás.

7. Evitar el dolor de oídos

Para el despegue y el aterrizaje es bueno que beban o mastiquen algo para evitar que les duelan los oídos. Al tragar se iguala la presión, así que con los bebés suele funcionar darles el biberón (o el pecho) o incluso el chupete. Para los más mayorcitos, un chicle es perfecto.



¡Enhorabuena, ya has llegado a tu destino! Ahora "sólo" queda lidiar con el jetlag... La verdad es que para esto yo no tengo ningún remedio (por favor, si tienes alguno no te lo guardes para ti, ¡me vendrá fenomenal!) 

Nosotros acabamos de volver de Estados Unidos y en el trayecto de ida durmieron un poquito en el avión, pero al final acabaron acostándose casi a las 6 de la mañana, hora española. Yo me temía lo peor, pero durmieron 11 horas del tirón, así que pensé que se habían adaptado perfectamente. ¡Qué ingenua! La segunda noche dormimos en una casa que no tenía persianas, y por la mañana, con la casa totalmente inundada de luz, entraron los niños corriendo en nuestra habitación al grito de "¡¡ya es de día!!". Eran las 5:08 de la mañana. Me costó una hora, pero conseguí que se volvieran a dormir hasta casi las 9, y a partir de ahí cogieron el horario perfectamente. 
A la vuelta hubo dos o tres días que se despertaron de madrugada y estuvieron despiertos un rato, pero tampoco ha sido muy traumático, la verdad.

Y tú, ¿tienes algún truco que te funcione para viajar con enanos?


Suscríbete para no perderte ni una entrada:


34 comentarios:

  1. me encanta tu post , también soy madre y amo viajar de hecho mi peque esta viajando desde que tenia 6 meses, su primer viaje fue en coche, fueron 6 horas de coche , luego su siguiente viaje fue a Cuba en aquel entonces tenia 1 anno ...luego hemos hecho viajes en barcos , trenes en fin ...la cosa importante es que en casa viaje mi peque aprende algo nuevo y son experiencias que el recordara por siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también creo que son experiencias que les quedan a los niños, aunque sean muy pequeños y no recuerden el viaje propiamente dicho. Un saludo

      Eliminar
  2. Un post muy práctico que seguro compartiré a mis mamis primerizas que son muy aventureras.Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! A ver si a alguien le sirven estos consejos, porque es versa que las primeras veces lo de volar con niños pequeños puede ser un poco angustioso... Un abrazo

      Eliminar
  3. Hola, guapa! me ha encantado tu post, y creo que es de suma importancia que muchas madres lean esto también, todavia no soy madre pero ya se más o menos que tengo que tener en cuenta a la hora de viajar con niños, De verda que es un tema de mucha importancia, guapa espero que sigas escribiendo post como estes. saludos

    ResponderEliminar
  4. hola guapa, buenos consejos porque los aviones y los niños a veces es complicadisimo, y como le de por llorar da el viaje a todos.... y se puede hacer muuuuy largo. por otra parte deberian hacer en los aviones alguna seccion para los niños, digo yo, para que no se aburran, si hasta nosotros nos cansamos... fijate ellos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la sección para niños en los aviones me parece una gran idea, pero me temo que si supone sacrificar algún asiento nos podemos ir olvidando de ello... Y sí, yo también me pongo muy nerviosa por los demás pasajeros si se ponen a llorar ¡Gracias por comentar y un saludo!

      Eliminar
  5. Me ha encantado tu post, yo la verdad es que no había pensado en todo lo que mencionas, si yo fuera a viajar solo compraría el boleto más barato y vamonos, pero creo que no es así y se debe de planear todo bien para que todos vayan lo más cómodos posibles. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que esto es un poco prueba y error, y de ver lo que le funciona a cada uno porque también cada niño es un mundo y los hay que con un papel y un lápiz se quedan tan a gusto, y otros que ni con la tablet se entretienen más de 5 minutos... Muchas gracias y un abrazo

      Eliminar
  6. Hola guapa! Nosotros no somos padres, pero lo seremos algún día y esperamos poder seguir viajando.
    El post está genial, muy completo y bien explicado. Creo que los dos primeros puntos son muy importantes, y lo de explicarles y hablarles quizá muchas veces se da por sentado, pero es la base del éxito ;-)
    A seguir viajando, familia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Pues si sois viajeros yo os animo a que no dejéis de serlo sólo por tener niños. Es obvio que hay que adaptar la forma de viajar a las nuevas circunstancias, pero no solo es posible, sino que además es un regalo para tus hijos. Un saludo

      Eliminar
  7. Guau, me ha sorprendido lo de la cuna, porque no tenía ni idea de que los aviones dispusieran de ellas, pero me parece genial, la verdad. :)

    Explicarles en qué va a consistir el vuelo me parece un idea genial también, al fin y al cabo no dejan de ser niños y hay muchas cosas que se les escapan y no llegan a comprender, jaja.

    Lo de llevar algo de comer creo que se puede aplicar a los adultos también, jajaja. Yo por ejemplo, siempre que viajo (ya sea en autobus o en avion) me llevo mi bolsita de chuches. Si me mareo o me agobio, las chuches son mi medicina. :D

    La verdad es que me ha parecido un post muy útil para viajar con niños, son cosas que parecen obvias pero que muchas veces pasas por alto y no se tienen en cuenta. :)

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es verdad, hay cosas que por obvias se nos pasan... Yo he aprendido a fuerza de equivocarme... Y lo de llevar chuchee para los mayores yo también lo hago ;D. ¡Un saludo!

      Eliminar
  8. Que buenos tips para tomar en cuenta cuando queremos ahcer una travesía con nuestros pequeños, estoy de acuerdo contigo que lo de la cunita es algo primordial si es que tienes un bebé la verdad es que ambos estarán mas cómodos mientras dure el viaje. Me parece bien explicarles el itinerario para que estén preparados y no se aburran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo de la cuna puede serla diferencia entre un viaje infernal y uno tranquilo. ¡No hay que olvidarse de pedirla! Un abrazo

      Eliminar
  9. Hola! Un post genial! Y yo que no tenía ni idea de, que existieran minicunas en los aviones... Pero eso es pk yo sólo he cogido aviones pequeñitos... Está todo super bien explicado, y me ha hecho mucha gracia lo de murphy y los pañales, eso ya pasa en tierra, imagínate atrapada ahí arriba, jejeje. Ya se sabe que con peques hay que ir más cargado siempre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo de Murphy es totalmente cierto; no se puede dejar nada al azar. Y es verdad que en tierra también pasa.. ;D Me alegro de que te haya gustado el post. ¡Un saludo!

      Eliminar
  10. Me ha gustado mucho el post y es que justo dentro de menos de una semana, iré de vacaciones y cogeremos el avión, aunque solo van a ser un par de horas de de viaje. Pero para mi hija de 3 va a ser su primer viaje en avión, y será el viaje a Madrid y luego el vuelo. Ya tengo pensado que llevarme para entretenerla, porque igual al principio le entusiasma la novedad pero luego seguro que se va cansando. Leer tu post me ha servido para tomar nota de más consejos. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te haya sido útil, Feli. Con tres añitos tu hija estará emocionada con todas las novedades, y seguro que tenéis un viaje estupendo. ¡Pasadlo muy bien! Un abrazo

      Eliminar
  11. es genial este artículo, yo no tengo hijos pero muchas de mis amigas sí y han parado su vida viajera por completo por que les da miedo viajar con niños y en realidad, creo que haciendo las cosas bien hechas, no es tanto problema. Un besazo y gracias por la información!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mavi. Yo creo que muchas veces somos los padres los que hacemos que viajar con niños sea un problema... Si nos gusta viajar no tenemos que dejar de hacerlo por tener niños; hay que cambiar el chip, claro, pero se puede seguir haciendo. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  12. Ahora me entero que los aviones tienen cuna, nunca la he visto :O Comparte por las redes el post y que todo el mundo lo lea, de verdad que muchos padres no saben que hacer con los hijos y dan el vuelo al resto de pasajeros...bss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paula. Pues sí, lo de la cuna es fundamental en un viaje largo; puede ser la diferencia entre un viaje infernal y uno perfectamente llevadero... ¡Un saludo!

      Eliminar
  13. La verdad es que es un post muy muy útil, sobretodo para las que viajamos con nenes de amigas (y que somos del todo novatas jajajajajaj)
    Lo de retrasar el embarque no lo había pensado, pero tienes toda la razón... Así no se les hace tan pesado... También miraré de preparar cosas para tenerlos entretenidos;

    Mil gracias por tus consejos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Me alegro mucho de que te haya resultado útil. Es verdad que hay cosas que si no te las dicen no caes (hasta que ya es demasiado tarde... ;D) ¡Un abrazo!

      Eliminar
  14. Yo tampoco he dejado de viajar porque los niños sean pequeños, yo ademas de tus trucos suelo escoger billete por la noche, si tengo opción, para los viajes transoceánicos, el jetlag es menos duro, no solo para ellos, sino también para nosotros, no olvido el muñeco de dormir y nunca dejo de revisar la documentación necesaria para los niños, para evitar problemas.

    Disfruta viajando. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenos consejos, Raquel. Es verdad que volar por la noche es menos "traumático". Y lo del muñeco de dormir es fundamental!!!! Un abrazo

      Eliminar
  15. Hola hermosa, lo primero de todo me encanta el nombre de tu blog, me parece super salao! En segundo lugar mi hijo tiene 4 años y aún no hemos volado en avión con él, espero poder al año que viene ya que mi propósito es visitar Noruega pero ya veremos.. la verdad es que nos has dado un montón de consejos, los tendré en cuenta. Muakss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Vanesa! Qué envidia, Noruega es uno de los destinos que tengo pendiente... Seguro que lo disfrutáis un montón, el peque también. Y ya verás cómo una vez que empiezas te animas a viajar más con él; es maravilloso descubrir el mundo a través de los ojos de tu hijo. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  16. Me han encantado los consejos la verdad es que está genial lo que comentas, espero que alguien te de truquitos para el jetlag ya que yo no tengo pequeños y los viajes que he hecho han sido en cochE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues los viajes en coche a veces son mas duros que es avión, aunque es verdad que siempre puedes parar a estirar las piernas y a que se "aireen" los niños... Un saludo

      Eliminar
  17. Es un buen artículo a considerar y mas para las madres o padres que viajan con pequeños. Que los peques suelen ser muy especiales en largos viajes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es verdad que luego cada niño es un mundo, y lo que sirve para uno a lo mejor para otro no vale... Al final es cuestión de prueba y error... Un saludo

      Eliminar